Cervicitis mucopurulenta (MPC) síntomas, causas y curas

La cervicitis mucopurulenta es una enfermedad de trasmisión sexual que produce la inflamación del cuello uterino. El síntoma más característico para aquellas personas que la padecen, es una secreción amarillenta o blancuzca en el cuello uterino.

Esto se debe a que las secreciones producidas por la enfermedad son parte mucosidad y parte inflamación de las células blancas sanguíneas. La manera en que se puede diagnosticar la presencia de la cervicitis mucopurulenta, es por el sangrado que se puede producir durante un examen pélvico.

Hay dos factores que pueden traer como consecuencia la aparición de la MPC. La primera de ellas, es una bacteria llamada Chlamydia trachomatis, responsable en causar la clamidia. En segundo lugar, se encuentra la Neisseria gonorrhoeae, una bacteria que produce la gonorrea.

Síntomas de la cervicitis mucopurulenta

Esta enfermedad se caracteriza por presentar pocas veces signos o síntomas en la persona. Sin embargo, cabe resaltar que puede ocasionar hemorragia en las mujeres durante o después del sexo, así como también otros signos como:

  • Secreción vaginal inusual
  • Manchas de sangre entre menstruaciones
  • Dolor en la región abdominal inferior
  • Diarrea
  • Disuria
  • Flujo mucopurulento endocervical

¿Cómo se contagia la MPC?

La cervicitis mucopurulenta es el resultado del contagio por otros virus de transmisión sexual, como lo sería el caso de la clamidia, gonorrea. Por otro lado, también puede ser causarlo el Trichomonas vaginalis y herpes simplex.

En pocas palabras, principal vía de contagio de la MPC es por medio de las relaciones sexuales sin protección.

Maneras de prevenir el contagio por MPC

La cervicitis mucopurulenta es una enfermedad que solamente afecta a la mujer, por lo que se puede prevenir limitando el número de parejas sexuales o utilizando el condón durante las relaciones sexuales. En otros casos, también puedes tener en cuenta lo siguiente:

  • Si padeces de MPC, lo mejor es abstenerse de las relaciones sexuales con tu pareja hasta que la enfermedad no sea tratada y curada por completo.
  • Debes de someterte a una evaluación completa para determinar la presencia del virus que ha ocasionado la MPC. Como se hizo mención anteriormente, otras enfermedades de transmisión sexual son las responsables en producir la cervicitis mucopurulenta.

Tratamiento para la cervicitis mucopurulenta

Para tratar la MPC, primero es necesario realizar un estudio de los síntomas que produce en la persona afectada y los resultados de otras pruebas de enfermedades venéreas.

Una vez que se logre realizar el estudio en su plenitud, se pueden recetar distintos antibióticos que ayuden a tratar la MPC. A pesar de que el tratamiento culmino con éxito, será necesario tener que seguir realizando un seguimiento en el paciente, ya que la infección podría aparecer nuevamente.

Antes de ser sometido a una prueba para determinar la MPC, es necesario tener en consideración algo muy importante: evitar las duchas vaginales. La razón de ello, se debe a que estas pueden llegar a ocultar los síntomas de la cervicitis mucopurulenta, haciendo mucho más difícil su diagnóstico.

¿La cervicitis mucopurulenta es peligrosa?

A pesar de no ser una enfermedad que ocasiona síntomas tan graves, en comparación a otras ETS, la cervicitis mucopurulenta puede generar ciertos riesgos en la paciente, especialmente si esta no se somete a un tratamiento para curarse:

  • Si una mujer no recibe el tratamiento para curar la MPC, esta enfermedad puede llegar a extenderse hasta el útero o las trompas de Falopio, ocasionando la enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Durante el embarazo, la cervicitis mucopurulenta debe de ser tratada lo más pronto posible, ya que la madre puede correr el riesgo de perder a su bebé.

Preguntas frecuentes

Estar informado es una de las armas principales para combatir el MPC y reducir el riesgo que esta enfermedad puede ocasionar. Algunas de las preguntas más frecuentes, son las siguientes:

¿Existe una cura definitiva para el MPC?

Como se hizo mención anteriormente, la cervicitis mucopurulenta puede ser curada si se sigue un tratamiento. En la mayoría de los casos, el médico suele recetar algunos antibióticos para tratar y curar la enfermedad.

¿Puedo tener relaciones sexuales si padezco de MPC?

Para evitar contagiar a nuestra pareja sexual, lo mejor es abstenerse de las relaciones sexuales hasta que la enfermedad no se haya curado por completo. Cabe resaltar que luego del tratamiento es necesario seguir visitando al médico por un par de semanas para asegurarse de que el virus haya sido eliminado por completo.

¿Mi pareja también debe de seguir un tratamiento para el MPC?

Si tienes MPC y una pareja sexual estable, lo más recomendable sería que ambos sean sometidos a un tratamiento, ya que puedes contraer la enfermedad nuevamente si tu pareja tiene alguna ETS que pueda ocasionar el MPC.

La cervicitis mucopurulenta es una enfermedad que, a pesar de no parecer tan grave como otras, si puede traer como consecuencia los riesgos que ya hemos explicado anteriormente. Por esta razón, si padeces de MPC, debes de acudir al médico lo más pronto posible.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies