Clamidia, qué es, cómo actúa, síntomas, causas y curas

Existen enfermedades de trasmisión sexual que son bastante comunes en las personas sexualmente activas. Una de las que entra en esta lista, es la clamidia. Esta infección es causada por una bacteria, y muy frecuente que las personas jóvenes sean las principales en contraer esta ETS, en donde los del género masculino son los más frecuentes.

En países como los Estados Unidos, suelen surgir más de 2.5 millones de casos en donde una persona ha sido infectada con clamidia. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, cada una de quince mujeres sexualmente activas y con un rango de edad de 14 a 19 años, tienen clamidia.

Síntomas de la clamidia

Una de las razones principales por la que la clamidia es muy común, se debe a que no suele presentar síntomas. Si una persona está infectada con esta bacteria, lo más probable es que no se percate de que es un portador, por lo cual es fácil contagiar a otra persona sin que se dé cuenta.

En el caso de que surjan síntomas en las mujeres, estos pueden llegar a ser muy leves y no presentan dolor. Uno de los síntomas más comunes, es la aparición de un líquido que sale por la vagina junto con la orina. Por otro lado, también pueden presentar dolor en la parte baja del abdomen, sangre entre los periodos de su menstruación o dolor al establecer relaciones sexuales.

Por su parte, en los hombres puede salir un líquido por la uretra, o surgir un ligero ardor o dolor al orinar. Todos estos síntomas varían dependiendo de la persona, por lo cual pueden ser leves o severos, como dolores fuertes. Lo más común, es que el hombre no presente ningún tipo de síntomas si es portador de la clamidia.

Tratamiento para la clamidia

Si presentas clamidiasis, lo más recomendable es que te dirijas a un médico para que este te recete los antibióticos necesarios para tratar la infección. En ciertos casos, solo será necesario tomar una sola dosis o medicamente, mientras que otros tratamientos para la clamidiasis pueden llegar a durar los siete días. Todo dependerá de lo que más crea conveniente el médico.

La persona que ha acudido al médico, no es la única que debe de someterse a un tratamiento. Si tienes una pareja sexual, también es recomendable que esta lo haga también, puesto a que puedas seguir infectándote y contagiando a otras personas.

Es muy importante conocer ciertas cosas al recibir el tratamiento para la clamidiasis:

  • Debes de tomar todos los medicamentes tal cual y como lo ha indicado el doctor. Esto se debe de aplicar incluso si los síntomas de la infección desaparecen antes, debido a que esta permanecerá aún dentro del organismo hasta que termines con el tratamiento por completo.
  • Si tienes una pareja sexual, también debe de seguir el tratamiento para evitar que se cualquiera de los dos se infecte nuevamente o contagien a otras personas.
  • Abstente de tener relaciones sexuales hasta no completar el tratamiento contra la clamidiasis. Si tomas una dosis del médicamente, lo más recomendable es que espera los siete días para tener relaciones sexuales.
  • Luego de haber culminado con el tratamiento, vuelve a acudir al médico luego de tres o cuatro meses para corroborar que la infección haya sido eliminada de manera satisfactoria.
  • No es recomendable que compartas los medicamentos con otra persona, ni tu pareja. Esto se debe a que el médico puede dar dosis o medicamentos diferentes a cada persona.
  • A pesar de haber eliminado la infección, esto no implicará que estarás protegido contra ella por el resto de tu vida. La clamidia puede volver a aparecer si eres contagiado por una persona que porta el virus.

¿Qué puede ocurrir si no se sigue el tratamiento para la clamidiasis?

La clamidiasis es bastante común, y no suele presentar síntomas tan notables. No por ello es una enfermedad de trasmisión sexual que pueda ser tomada a la ligera, ya que puede convertirse en un problema mayor si no es tratada a tiempo.

Por ejemplo, esta infección puede propagarse al útero y trompas de Falopio. Por otro lado, también es posible que ocasione enfermedad pélvica inflamatoria, la cual puede provocar dolores, infertilidad o embarazo ectópico.

En el caso de los hombres, la infección por clamidia puede propagarse al epidídimo y causar un grave dolor en las articulaciones, aunque son pocos los casos en donde llega a causar infertilidad.

El mayor riesgo de no tratar la clamidia cuando se presenta, es que aumenta las posibilidades de contraer o transmitir el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el cual posteriormente puede causar el SIDA.

Las mujeres embarazadas que contraen clamidiasis, incluso pueden contagiar a su bebé durante el parto, o causar infecciones en los ojos, neumonía y otros problemas a los recién nacidos.

Formas de contagio de la clamidia y maneras de evitarlo

En el mayor de los casos, por no decir todos, la clamidia se contagia a otra persona por medio de las relacione sexuales en donde uno de los involucrados es portador del virus. Cabe resaltar que no es necesaria la eyaculación para que se contagie clamidiasis, ya que solo basta con el sexo vaginal, anal u oral.

También existe una pequeña probabilidad de que la clamidia contagie nuestros ojos si tenemos secreciones infectadas y estas llegan a hacer contacto con ellos. En el caso de los bebés, si se puede transmitir a los globos oculares si la madre se encuentra infectada.

No es posible contraer clamidiasis a través del contacto casual, por lo que no se puede infectar una persona al compartir alimentos o bebidas. Además de ello, tampoco se puede contagiar al dar un beso, abraso, tomarse de la mano, estornudar, toser o sentarse en el asiento de un inodoro.

No hay muchas maneras de prevenir el contagio de la clamidiasis, ya que esta se contagia por medio de la vía sexual. Por esta razón, las únicas recomendaciones serían utilizar el condón al momento de tener relaciones sexuales, limitar el número de pareja que tenemos o conocer bien a la persona con la cual nos vamos a involucrar.

Pruebas para determinar si una persona ha sido infectada con clamidia

Si tienes la sospecha de ser un portador de la enfermedad, puede optar por realizarte una prueba llamada PCR, una técnica de última generación que permite detectar la presencia de alrededor de 20-50 bacterias en la reacción de PCR. Por esta razón, realizándote esta prueba se puede detectar la clamidia.

También existe una prueba de clamidia rápida, la cual solo dura unos veinte minutos. En ella se detectan los antígenos de la bacteria, aunque si la enfermedad se encuentra en sus etapas iniciales es posible que no detecte la infección, por lo que es necesario que la peona vuelva luego de dos semanas para tomar la prueba nuevamente.

Si los resultados de estas pruebas son positivos, entonces deberás de empezar a seguir un tratamiento para curar la clamidia lo más pronto posible. Si dejas que la infección perdure en tu organismo, es probable que se presenten mayores problemas en el futuro, por lo que la mejor decisión es tomar los medicamentos recomendados para curar la enfermedad y evitar que otras ETS puedan contagiarse con mayor facilidad.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies