Enfermedad inflamatoria pélvica “EIP”, qué es, cómo actúa, síntomas, causas y curas

Cuando los microorganismos ascienden desde la vagina o el cuello del útero hasta el endometrio, las trompas estructuras, estamos hablando de una enfermedad inflamatoria pélvica, conocida también como la EIP.

La vagina normal, siempre se caracterizará por tener microorganismos como lactobacilos ypequeñas cantidades de otras numerosas bacterias. En términos médicos, esto se consideraría sano.

Sin embargo, la cavidad uterina y las trompas deben de permanecer si gérmenes, por lo que el ascenso de estos microorganismos a dichas áreas, puede ocasionas la enfermedad inflamatoria pélvica.

En la mayoría de los casos en donde se presenta esta enfermedad, se encuentra de por medio la transmisión sexual, siendo el mecanismo principal que transporta los gérmenes al tracto genital superior.

Las enfermedades de trasmisión sexual como la clamidia, son la razón principal por la que se llega a producir el EIP, siendo necesario utilizar la protección correspondiente para evitar contagios.

Síntomas de la enfermedad pélvica inflamatoria

La EIP se puede manifestar de distintas formas, puesto a que existen casos de enfermedad grave, mientras que potros producen ligeros que apenas son percibidos por la persona. Esto depende principalmente del germen causante de la enfermedad, además de las lesiones anatómicas producidas sobre el aparato genital.

Los síntomas más frecuentes que se dan en una persona con inflamatoria pélvica, son:

  • Uno de los síntomas más frecuentes de esta enfermedad, es el dolor abdominal, cuya intensidad puede ser media. Cuando apenas está surgiendo este primer síntoma, el dolor que se presenta en la persona a nivel abdominal es bastante leve, aunque este puede ir incrementándose de manera progresiva.
  • La fiebre es otro de los síntomas principales. Al igual que el dolor abdominal, esta puede variar dependiendo de la persona. En los casos más graves, una persona puede llegar a tener temperaturas por encima de los 40º C, aunque en los casos más frecuentes esta se mantiene alrededor de los 38º C.
  • El 70% de los casos, se produce un aumento del flujo vaginal o secreción de la vagina, la cual tiene una consistencia más densa y con olor anormal.
  • Sangrado vaginal entre los periodos normales de menstruación o luego del coito. Este síntoma aparece en el 45% de los casos.
  • Dificultad y dolor al momento de expulsar la orina. Además de ello, también aparece un deseo de orinar que obliga a la persona al hacerlo constantemente, aunque la cantidad de orina que sale es escasa.
  • Síntomas digestivos como molestia al defecar, vómitos o nauseas.
  • Cansancio y malestar general.

Tratamiento para curar la enfermedad inflamatoria pélvica

El objetivo de los tratamientos para la EIP, es erradicar la infección que se produce, razón por la cual se utilizan los antibióticos. Además de ello, también se busca aliviar los síntomas y prevenir la aparición de complicaciones que puedan traer como consecuencia secuelas.

Antes de recetar un antibiótico para tratar la enfermedad inflamatoria pélvica, lo primeo que debe de hacer el médico es conocer los gérmenes que son causantes de esta enfermedad, para así poder recetar lo más apropiado para la situación. Esto no suele ser tan fácil como parece, por lo que lo más frecuente es que se inicie el tratamiento con antibióticos que poseen gran efectividad al momento de combatir los gérmenes más frecuentes que producen la EIP.

Lo más común es que a las pacientes que ingresen con la enfermedad inflamatoria pélvica, se les recomiende utilizar dos regímenes de antibióticos diferentes, siendo estos la cefoxitina intravenosa y doxiciclina intravenosa u oral. Cuando los síntomas que ocasionan la EIP mejoren, entonces se suspenderá el tratamiento intravenoso y se mantendrá la doxiciclina por vía oral, cumpliendo los catorce días.

IMG: Tratamiento para la EIP

En el caso de recibir un tratamiento ambulatorio de la EIP, se optan por antibióticos como la quinolona(se ingiere por vía oral) y la cefalosporina que se administra al paciente por la vía intramuscular.

Por otro lado, las parejas sexuales de las mujeres que padecen de EIP, también deben de someterse a un estudio y tratamiento con antibióticos. Esto se dará en el caso de que hayan mantenido relaciones en los dos meses previos a la aparición de los primeros síntomas ocasionados por la enfermedad inflamatoria pélvica.

Formas de contagio de la EIP

La enfermedad inflamatoria pélvica es ocasionada por dos enfermedades de trasmisión sexual: clamidia y gonorrea.  Por esta razón, la manera en que principal por la cual una mujer puede ser afectada con esta enfermedad, es a través de las relaciones sexuales.

Si la clamidia y gonorrea no son tratadas a tiempo, estas pueden aumentar las probabilidades de que una mujer contraiga la EIP. Además de ello, también hay casos en donde la vaginosis bacteriana puede causar enfermedad inflamatoria pélvica.

Maneras de prevenir la enfermedad pélvica inflamatoria

Una de las mejores maneras de evitar la enfermedad pélvica inflamatoria, es realizándote pruebas periódicas para detectar enfermedades de trasmisión sexual. Como se hizo mención anteriormente, la clamidia o gonorrea son las principales causantes de la EIP, por lo que deben de ser detectadas y tratadas lo más pronto posible.

Tanto la clamidia como la gonorrea, se pueden tratar fácilmente con la ayuda de los medicamentos. Si te realizas las pruebas para detectar ambas a tiempo, puedes tratarlas a tiempo y prevenir que estas provoquen la enfermedad pélvica inflamatoria.

Otra de las medidas que puedes tomar para evitar esta enfermedad, es la de tener sexo seguro, lo que implica el uso del condón cada vez que tienes relaciones con una pareja. De esta manera, puedes evitar las ETS.

Algunos métodos que no son recomendables utilizar, son las duchas vaginales. Además de causar irritaciones e infecciones, también pueden llegar a contribuir a la enfermedad pélvica inflamatoria, debido a que empujan las bacterias hacía dentro del cuerpo.

Pruebas para detectar la enfermedad pélvica inflamatoria

Dar un diagnostica de la EIP puede ser mucho más difícil de lo que parece. La razón de ello, se debe a que existen varias enfermedades ginecológicas, digestivas o urinarias que también llegan a tener síntomas parecidos.

Debido a este factor, se puede producir ciertos retrasos en cuando al diagnóstico, haciendo que el tratamiento empiece de manera tardía, por lo que es probable que queden secuelas si la enfermedad pélvica inflamatoria no es tratada a tiempo.

Exploración física

Para evitar cualquier tipo de confusiones, es necesario realizar una exploración física para determinar varios de los signos que demuestren la existencia de EIP. Entre ellos, tenemos algunos de los más resaltantes, como el dolor en el abdomen inferior, dolor a la palpación en zonas del aparato genital femenino o dolor cuando se moviliza el cuello uterino durante la exploración ginecológica.

Visualización de la vagina

Por medio de este método, se puede determinar si la mujer tiene EIP, lo cual puede suceder si se presenta un flujo abundante, purulento y que en ocasiones suele ser maloliente. Además de ello, con un examen con el espéculo, también puede observarse inflamación en la vagina o el cuello uterino.

Cuando se exprime el cuello del útero con las valvas del espéculo, suele producirse la salida de un líquido purulento que suele ser muy frecuente en los casos de gonococia.

Pruebas de laboratorio

Con la ayuda de las pruebas de laboratorio se puede expresar la existencia de la infección. Cuando se lleva a cabo análisis que permite realizar un recuento de las células en la sangre, si este arroja resultados como el de un aumento de los glóbulos, implica que la infección que hay es mayor, causando incluso la anemia.

Estudio bacteriológico

Su objetivo principal es el de mostrar la presencia de clamidias o gonococos en el exudado endocervical. Para ello, se debe de tomar una muestra de la vagina y del cuello uterino, las cuales serán analizadas en el microscopio con tinción de Gram. Por otro lado, también se cultivarán para ver si crecen los gérmenes en el laboratorio.

Ecografía

Una de las ventajas de la ecografía, es que es indolora. Por medio de esta, se puede apreciar el estado de los ovarios, trompas, entre otros más. Además de ello, también existen otras técnicas de imagen, tales como la tomografía computarizada o la resonancia magnética. A través de ambas, se puede obtener información mucho más detallada, aunque no todos los hospitales cuentan con esta opción.

La laparoscopia

Uno de los procedimientos más útiles para el diagnostico de la EIP, es la laparoscopia. Entre sus ventajas se encuentra la facilidad de diagnostico y la posibilidad de realizar estudios bacteriológicos, además de obtener biopsias que permiten realizar algunas medidas que sirven como tratamiento: lavado de peritoneo, evacuar pues, entre otros más.

Complicaciones que podrían surgir con la enfermedad pélvica inflamatoria

Cuando la EIP no es tratada con tiempo, puede llegar a generar problemas de salud en la persona. Algunos de ellos, pueden ser tan graves que tienen a amenazar la vida de la mujer infectada, por lo que no es algo que deba de ser tomado a la ligera, independientemente de si los síntomas no son tan graves.

Si no se sigue in tratamiento apropiado, la infección puede incluso llegar a propagarse por otras partes del cuerpo. Por otro lado, también aumenta el riesgo de embarazos ectópicos, lo cual también puede llegar a ser mortal.

Mientras mayor sea el tiempo en el que tengas la enfermedad, los problemas de salud irán apareciendo, siendo de larga duración. Uno de los principales problemas que ocasiona el no tratar la EIP, es que puede llegar a causar infertilidad en la mujer.

El tratamiento de la enfermedad pélvica inflamatoria puede dar excelentes resultados para su cura. Sin embargo, no se pueden revertir ciertos daños como la cicatriz, lo cual es causado por infecciones de larga duración.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies