Linfogranuloma venéreo, qué es, cómo actúa, síntomas, causas y curas

El linfogranuloma venéreo es una enfermedad de trasmisión sexual que normalmente se da en países con un clima tropical, afectando principalmente los órganos genitales y los ganglios de la ingle. El causante de esta ETS, es una bacteria llamada Chlamydia trachomatis.

Cuando una persona contrae el linfogranuloma venéreo, este debe de se tratado lo más pronto posible. De lo contrario, se pueden producir problemas como la obstrucción del flujo linfático y edema crónico en los tejidos genitales.

Síntomas del linfogranuloma venéreo

Los síntomas que presenta el linfogranuloma venéreo pueden variar dependiendo de la fase en que se encuentre. Esta enfermedad de transmisión sexual consta de tres:

Primera fase

En la primera fase se forma una lesión primaria en la mucosa genital o la piel de su alrededor. Dicha lesión, se trata de una úlcera herpetiforme que aparece entre tres y treinta días después del contacto.

Esta lesión suele pasar desapercibidamente, debido a que no presenta síntomas. Además de ello, se puede curar de manera espontanea y sin dejar ningún tipo de cicatrices.

Segunda fase

Luego de dos días de haberse producido la lesión primaria, en la segunda fase aparece una inflamación en los ganglios y síntomas generales. En los hombres, lo más común es que la lesión primaria se produce en el pene o la uretra, por lo que los ganglios inguinales son los que se inflaman.

En el caso de las mujeres, la lesión primaria se produce en la vulva también afecta los ganglios inguinales o femorales.

Tercera fase

Cuando el linfogranuloma venéreo llega a su tercera fase, puede producir algunas complicaciones como el estiómeno, una lesión ulcerosa crónica. Además de ello, también puede aumentar el tamaño de los genitales externos debido a la hipertrófica granulomatosa.

Tratamiento para el linfogranuloma venéreo

Para curar el linfogranuloma venéreo, la persona debe de ser sometida a un tratamiento que incluye el uso de 100mg de doxiciclina cada dos veces al día, y durante un periodo de 21 días. Otra alternativa efectiva, también puede ser la eritromicina o sulfosixazol.

¿Cómo se contagia el linfogranuloma venéreo?

Cualquier persona puede contraer esta enfermedad al tener relaciones sexuales con otra que se encuentre infectada. Además de ello, su una madre que padece de esta enfermedad da a luz a su bebé, es muy probable que este también sea contagiado.

En el caso de la vía sexual, el linfogranuloma venéreo se contagia por medio de las relaciones sexuales orales, anales o vaginales, independientemente de si existe penetración o no.

Formas de evitar ser contagiados por linfogranuloma venéreo

Al igual que otras enfermedades de transmisión sexuales, el linfogranuloma venéreo puede llegar a ser difícil de detectar, por lo que no siempre dan síntomas. Esto hace que prevenir ser contagiado pueda ser más difícil.

Como se hizo mención anteriormente, la principal vía de contagio por el linfogranuloma venéreo, es por medio de las relaciones sexuales. Por esta razón, se recomienda lo siguiente:

  • Limita la cantidad de compañeros sexuales que tengas. En su defecto, asegúrate de que estos no tengan el linfogranuloma venéreo, lo cual se puede determinar con la ayuda de una prueba para detectar la presencia de cualquier enfermedad de trasmisión sexual.
  • En el caso de que la abstención de las relaciones sexuales no sea una opción viable, la persona puede utilizar tanto el condón masculino como el femenino para prevenir ser contagiado/a por el LGV.
  • Una vez que termines las relaciones sexuales, es recomendable que laves tus genitales a fondo para prevenir que el virus se reproduzca y seas contagiado.
  • Si tienes la sospecha de estar infectado, lo mejor es que evites a toda costa el contacto sexual y acudas a una clínica local para realizarte un examen.

Pruebas para determinar la infección por linfogranuloma venéreo

La mejor manera de detectar esta enfermedad de trasmisión sexual, es a través de un examen físico. Con la ayuda de este, se pueden detectar algunas señales como:

  • Fístula con supuración en el área del ano
  • Úlcera en los genitales
  • Supuración
  • Hinchazón de los labios genitales de la mujer
  • Inflamación de los ganglios linfáticos inguinales

Por otro lado, también se pueden realizar otras pruebas diagnósticas como:

  • Examen de sangre
  • Biopsia del ganglio linfático
  • Pruebas de laboratorio

¿Qué pasa si no me someto a un tratamiento?

Por simples hechos como la vergüenza, algunas personas no suelen recurrir al médico para detectar y tratar esta enfermedad. Esto puede llegar a traer como consecuencia una serie de complicaciones que pueden llegar a ser extremadamente molestas, como la presencia de acúmulos de pues que generan gran dolor en el área genital, en los ganglios de la ingle y en la región anal.

El linfogranuloma venéreo daña los vasos linfáticos. Si dejamos pasar el tiempo, podemos experimentar hinchazón en los tejidos genitales. Cuando el tiempo de espera se transforma en años, incluso puede llegar a producir estrechamiento del recto y fístulas o comunicaciones anormales entre el recto y la vagina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies