Sarna, qué es, como actúa, síntomas, causas y curas

La sarna, conocida también con el nombre de escabiosis, es una infestación que surge a nivel de la piel, y que es causada por un ácaro que lleva el nombre de sarcoptes scabiei. Si no recibe el tratamiento adecuado, estos ácaros microscópicos pueden vivir en la piel durante meses, ya que se reproducen en la superficie de la misma para luego adherirse y poner sus huevos.

Durante cada año se presentan millones de casos de sarna en todo el mundo. Esto se debe a que es una enfermedad muy fácil de contagiar, debido a que solo se requiere del contacto directo de la piel para que los ácaros pasen a otro huésped. Además de ello, también se puede transmitir por otro medio, como la ropa y otros que explicaremos posteriormente.

La sarna es considerada como una enfermedad que genera grandes molestias, debido a la picazón que genera a la persona. Para evitarlas, es recomendable acudir a un médico para que este recete un tratamiento que ayude a matar a los ácaros de la sarna, así como también sus huevos.

Síntomas de la sarna

Cuando una persona hace contacto de piel a piel con una persona que tiene sarna, lo más normal es que tarde hasta seis semanas en aparecer los primeros síntomas. El primero de ellos, es una erupción cutánea y picazón intensa que puede empeorar durante la noche. Es muy común el hecho de confundir la sarna con una alergia en la piel, por lo que habrá que acudir a un médico para salir de cualquier tipo de dudas.

Los síntomas más comunes que se presentan en una persona que ha sido contagiada con sarna, incluyen brotes en partes como:

  • Muñeca
  • Codo
  • Axila
  • Pezón
  • Pene
  • Cintura
  • Nalgas
  • Área entre los dedos

En el caso de los bebés, niños o ancianos, la sarna puede aparecer en partes como:

  • Cabeza
  • Cara
  • Cuello
  • Manos
  • Plantas de los pies

Por otro lado, también existen casos en donde esta enfermedad puede llegar a evolucionar a otra llamada sarna noruega, siendo un tipo de sarna que es extremadamente contagioso, además de que es mucho más severo debido a que las persona desarrollan costras gruesas en la piel las cuales contienen miles de ácaros y huevos.

Este tipo de sarna con costra suele aparecer especialmente en aquellas personas que tienen un sistema inmunológico debilitado. Por ende, son más propensas a desarrollarla aquellos que padecen de VIH o SIDA, además de las personas que utilizan esteroides, ciertos medicamentos o son sometidas a la quimioterapia.

Tratamiento para curar la sarna

Para eliminar todo rastro de sarna en el cuerpo, es necesario eliminar a todos los ácaros y huevos que se encuentran en la piel, siendo estos los causantes de la enfermedad. Por esta razón, se necesita de un medicamente que venga en forma de loción, ya que es la manera más efectiva de poder hacerlo.

En el mayor de los casos, el médico suele recetarle a su paciente un medicamento llamado escabicida, el cual lo podemos encontrar en forma de crema o loción. Para aplicarlo, simplemente debemos de frotarnos la crema contra la sarna por todo el cuerpo, desde el cuello hasta los pies. Cuando pasen varias horas, solo hay que lavarse.

Por otro lado, también se puede combatir la sarna con una píldora en lugar de la crema, aunque todo dependerá de lo que el médico crea más conveniente para la persona. Ambos son efectivos métodos que ayudarán a combatir la sarna, eliminándola por completo, aunque eso no te hará inmune a contraerla nuevamente.

Cosas que debes de tener en cuenta para erradicar la sarna de la manera más efectiva posible

Si bien, los medicamentos que recetamos son la solución para erradicar la sarna por completo, también es necesario tomar otras acciones que, aunque parezcan simples, pueden ser de gran ayuda. La primera de ella, es lavar o limpiar a seco toda la ropa de cama y las toallas, además de la ropa que utilizaste cuando tenías sarna.

Para ello, debes de lavar las telas con agua caliente, y luego secarlas a alta temperatura durante menos de veinte minutos. De esta manera, eliminarás todo rastro de ácaros o huevos que pudieron incrustarse en la ropa que utilizaste cuando tenías sarna, evitando de esta manera contraerla de nuevo al finalizar el tratamiento recomendado por el médico.

También es importante realizar un mantenimiento completo en el hogar, debido a que cualquier elemento como una alfombra o los muebles, pueden contener los ácaros o huevos que ocasionan la sangre. Para este caso, lo mejor es aspirarlas.

El tratamiento contra la sarna siempre resulta ser efectivo. Si continúas teniendo picazón hasta dos o tres semanas después del tratamiento, no debes de preocuparte, ya que los tratamientos recetados por el médico son bastante eficaces.

Y en el caso de que aparezcan nuevas erupciones o surcos por debajo de la piel, lo más sensato sería repetir el tratamiento nuevamente para que surja el efecto que deseamos.

¿Hay remedios caseros para la sarna?

Cuando se tiene sarna, lo más recomendable es ir por lo seguro, siendo esto el tratamiento que receta para el médico. A pesar de que existen algunos remedios caseros que puedan calmar ciertos síntomas de la sarna (como la picazón), estos no matan los ácaros, por lo que seguirás teniendo la infección.

El contagio de la sarna y las mejores maneras de evitar ser infectados

Como se explicó en un principio, la sarna se puede trasmitir con el simple contacto de piel a piel con una persona infectada. Esto suele suceder mayormente durante las relaciones sexuales, siendo una de las razones principales por la que esta infección entra en la categoría de las ETS (enfermedades de trasmisión sexual).

Independientemente de si la pareja sexual utiliza condón o no, la infección de la sarna estará aún presente, debido a que se transmite por el contacto con la piel, sin importar la parte de esta que se exponga.

Por dicha razón, la sarna resulta ser muy contagiosa, debido a que se puede transmitir de una manera bastante fácil. La única forma de prevenir la infección en estos casos, es no tener contacto íntimo o cercano con nadie, a excepción de que sea una pareja estable o persona que haya pasado por un examen para la detección de enfermedades de trasmisión sexual.

Además de la abstención de las relaciones sexuales, otra medida que puedes tomar para evitar ser contagiado, es la de evitar tocar a una persona que esté infectada, y mucho menos compartir la ropa con ellas.

¿Cómo evito transmitir la sarna a otras personas?

Si desafortunadamente has sido contagiado por sarna, debes de tener gran cuidado al momento de tener contacto con otras personas, ya que podrías infectarlas con gran facilidad. Dejar de tener relaciones sexuales hasta no completar el tratamiento para combatir la enfermedad, es una de las mejores maneras de evitar contagiar a otras personas.

Además de ello, limita un poco el contacto personal que tienes con personas cercanos, y tampoco compartas prendas de vestir o sabanas hasta que no tengas la completa certeza de haberte curado por completo de la sarna.

Pruebas a realizar para detectar la sarna

La sarna fácilmente puede ser confundida con una alergia a algún tipo de alimentos. Sin embargo, si existe la sospecha de tener la enfermedad, la mejor opción es la de acudir a un médico para ser sometido a una exploración física médica.

La picazón intensa, puede ser una de las señales principales de la sarna, sobre todo si has tenido relaciones sexuales antes o si compartiste roma con otra persona. Por otro lado, las lesiones características que se presentan a nivel de la piel, pueden ser más que suficientes para que se pueda identificar la sarna.

Lo más sensato, sería descartar las sospechas para curarse de la infección rápidamente, por lo que es obligatorio detectar primero el ácaro en la piel para poder dar el diagnóstico definitivo de que se trata de sarna.

Para detectar la presencia de la sarna en la piel, el médico tomará una muestra de las lesiones de la piel, poniéndola en un microscopio en el laboratorio. En el caso de que se puedan observar a simple vista los huevos, heces o el propio parasito, se puede llegar a la conclusión de que la persona se encuentra infectada, por lo que se empezará a crear un tratamiento para eliminar la infección por completo.

Las muestras de la piel que son utilizadas para detectar la sarna, se pueden tomar de tres maneras distintas, teniendo estas el mismo nivel de efectividad al momento de realizar el análisis en el microscopio:

  • Raspado cutáneo:Con la ayuda de una cuchilla que no posea filo, se puede raspar la capa superficial de la piel para liberar al parasito del interior.
  • Biopsia superficial:Una de las razones por las que se utiliza este método, es que ayuda a diagnosticar otras enfermedades si la sarna no llega a estar presente. Para realizar una biopsia superficial, es necesario realizarla con anestesia local, siendo a veces necesario tener que dar un punto de sutura.
  • Aceite de Müller: Por último, tenemos al aceite de Müller, un método que consiste en abrir el surco que ha formado el ácaro por medio de una aguja fina. Luego de aplicar este paso, se procede a aplicar un aceite para que el interior salga a la superficie y se pueda tomar una muestra con mayor facilidad.

Con cualquiera de estos tres métodos, podrás descubrir si las molestias que tienes en la piel, se tratan de una simple alergia generada por un alimento que ingeriste o si has sido contagiado con la sarna.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies