Tricomoniasis, qué es, cómo actúa, síntomas, causas y curas

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que es provocada por un parásito de nombre Trichomonas vaginalis. Puede ocurrir tanto en hombres como mujeres, siendo las del sexo femenino las más propensas en contraer este virus, especialmente aquellas que tienen un rango de edad de entre 15 y 36 años.

El microorganismo que ocasiona esta enfermedad, pertenece a la familia de los parásitos, lo cual implica que son seres vivos con necesidades de invadir a otros seres vivos para poder sobrevivir. La tricomona vaginalis es un parásito que está conformado por una sola célula, la cual tiene una forma bastante parecida a la de una gota de agua.

Por su parte, en su estructura interna podemos encontrar que la célula contiene un núcleo y los orgánulos requeridos para sobrevivir y reproducirse.

Síntomas de la tricomoniasis

Una de las características de esta enfermedad, es que puede no llegar a presentar ningún síntoma en la persona afectada, por lo que no muchas se percatan de que son portadoras del Trichomonas vaginalis.

En el caso de manifestarse algunos síntomas, entonces los más frecuentes serían el picor y escozor al orinar o mantener relaciones sexuales. Independientemente del caso, es recomendable acudir al médico cuando se sientan estos síntomas, para que así la enfermedad se pueda tratar de la manera más apropiada.

También hay que hacer mención sobre las variaciones que pueden tener los síntomas de la tricomoniasis en caso de que estos se presenten:

En los hombres:

  • Escozor al orinar y sensación de tener más ganas de orinar aun cuando ya hayan ido
  • Dolor al eyacular
  • Supuración a través de la uretra de un líquido blanquecino y espeso
  • Dolor al momento de mantener relaciones sexuales o durante la masturbación

En las mujeres:

  • Inflamación, enrojecimiento y picor alrededor de la entrada a la vagina y en la vulva
  • Aumento del flujo vaginal, espeso y amarillento. No en todos los casos el flujo vaginal da mal olor, aunque pueden ocurrir varios casos en donde este adquiera un olor a pescado
  • Escozor al orinar y la sensación de tener más ganas de hacerlo
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor en la parte baja del abdomen

Tratamiento para la tricomoniasis

Para suerte de muchos, la tricomoniasis no es una enfermedad de transmisión sexual que sea propensa a generar daños a la salud de la persona, por lo que rara vez veremos complicaciones en las mismas. Por esta razón, solo hay que someterse a un tratamiento de medicamentos antibióticos durante una semana.

El hecho de no ser una ETS mortal, no quiere decir que la tricomoniasis deba de ser tomada a la ligera. Si la persona infectada no recibe ningún tipo de tratamiento, la enfermedad no desaparecerá por sí sola, pudiendo incluso parasitar el aparato genitourinario durante meses.

Para tratar a una persona, a esta normalmente se le recomiendan algunos medicamentos como el metronidazol o tinidazol. En caso de que estés recibiendo tratamiento para la tricomoniasis, debes de tener en cuenta algunos hechos importante:

  • Es recomendable seguir tomando los medicamentos recetados, independientemente de si los síntomas han desaparecido o no.
  • Las parejas sexuales deben de recibir el tratamiento de igual manera, ya que existe la posibilidad de que la infección pueda volver a transmitirse nuevamente.
  • Abstención de las relaciones sexuales con las parejas hasta que estas hayan terminado el tratamiento contra la tricomoniasis.

De esta manera, no solo podrás curarte de la enfermedad por completo, sino que también estarás evitando que vuelvas a ser el portador de la misma. Así como otras ETS, no existe alguna inyección o medicamento que nos evite ser contagiados, por lo que hay que tomar las precauciones necesarias para que no vuelva a ocurrir.

Formas en las que se contagia la tricomoniasis y las maneras en que podemos evitarlo

La única manera en que la tricomona pueda sobrevivir en un su huésped, es por medio del tracto genitourinario del serhumano. Al ser así, solo se puede contagiar por medio de las relaciones sexuales vaginales y anales.

Mientras que la mujer puede encontrar tricomonas en la vagina o uretra, el hombre infectado puede llegar a tener tricomonas en la uretra, próstata y hasta en el epidídimo, que se encuentra al lado de los testículos.

Además de las relaciones sexuales, también existen otras vías de contagio de las tricomonas, como son el caso de compartir toallas o juguetes sexuales.

A pesar de que, si puede disminuir el riesgo de contraer esta enfermedad, el hecho de abstenerse de tener relaciones sexuales con diferentes personas, no significa que no podamos contraer le tricomoniasis. Con tan solo hacerlo con una persona infectada, esta ETS nos contagiará.

Uno de métodos de protección más recomendables para evitar ser contagiados, es utilizando el condón al momento de mantener relaciones sexuales, ya que esta es la única manera en que podemos evitar esta enfermedad si tenemos contacto sexual con una persona que se encuentre infectada.

La tricomoniasis puede llegar a afectar más a las mujeres que los hombres

Es cierto que esta enfermedad de trasmisión sexual es más propensa a contraerse en los hombres. Sin embargo, uno de los riesgos de la tricomoniasis en las mujeres, es que se puede causar también vaginitis, siendo esta una infección o inflamación de la vagina que puede afectar zonas como la vulva o la parte externa de los genitales.

Además de ello, la vaginitis también puede generar otros síntomas que se suman a los de la tricomoniasis, tales como picazón, dolor, secreción y olor.

¿Qué pruebas debo de realizarme para determinar si he sido contagiado por tricomoniasis?

A pesar de que una persona pueda presentar varios síntomas que indiquen la presencia de la tricomoniasis, es imposible diagnosticar esta enfermedad en base a los síntomas, ya que en una gran parte de los casos estos no llegan a existir o son tan leves que pasan por alto.

En estos casos, el doctor debe de realizar una prueba para diagnosticar la tricomoniasis, la cual consiste en detectar la enfermedad con la ayuda de un hisopo de algodón que es introducido en la vagina o uretra para extraer una muestra.

Por otro lado, también se puede identificar la infección a través de una muestra de orina.

¿La tricomoniasis puede traer complicaciones?

No son muy frecuentes los casos en donde la tricomoniasis pueda representar un peligro grave para la salud. Sin embargo, existen ocasiones en donde se puede tornar en una enfermedad que debemos de tratar lo más pronto posible, debido a que puede causar algunas situaciones de riesgo.

Por ejemplo, su una mujer se encuentra embarazada y es portadora de la tricomoniasis, existe la posibilidad de que su bebé nazca prematuro o con bajo peso. Aunque se puede acudir a un médico para recibir un tratamiento y evitar estos riesgos, no se puede tomar ningún medicamento durante los tres primeros meses de embarazos, ya que esto podría ocasionar daños al feto que se está formando.

La tricomoniasis también puede llegar a ocasionar inflamación genital tanto en el hombre como la mujer, aumentando el riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual como el VPH o SIDA, ya que la transmisión de estas ETS será mucho más fácil.

Normalmente las personas afectadas por la tricomoniasis no suelen presentar síntomas importantes ni riesgos en su salud. Pero al tratarse de una ETS, hay que tener las debidas precauciones para no contraerla. En el caso de hacerlo, entonces lo mejor será seguir un tratamiento para curarla lo más rápido posible antes de que puedan surgir complicaciones.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies